SAVOIR-FAIRE La esencia de una época: la década de 1960

Relojes icónicos con campañas publicitarias a la altura: un repaso desde la década de 1960 hasta la actualidad

8 min

Acompáñenos en este viaje en el tiempo junto a Ad Patina, una autoridad internacional en anuncios sobre relojes vintage, mientras hacemos una reflexión sobre las últimas décadas de la historia de Heuer y TAG Heuer, inmortalizadas en campañas inolvidables.

Acompáñenos en este viaje en el tiempo junto a Ad Patina, una autoridad internacional en anuncios sobre relojes vintage, mientras hacemos una reflexión sobre las últimas décadas de la historia de Heuer y TAG Heuer, inmortalizadas en campañas inolvidables.

Ad Patina, especialista en anuncios de relojes de época, nos traslada a la década de 1960, una época que marcó el nacimiento de una nuera era para Heuer en varios sentidos. En 1958, Jack Heuer se convirtió en el máximo responsable de la cuarta generación de la empresa familiar y vería cómo esta década traería consigo innovaciones extraordinarias para Heuer: nuevos modelos de cronógrafos, diseños ingeniosos para cronómetros e instrumentos de medición especiales para salpicaderos. Disfrute con nosotros de este viaje guiado y en papel a través de los anuncios vintage de Heuer de la década de 1960.

"Lo nuevo de Heuer...": el reloj Carrera

Encontrar un modelo concreto anunciado en la prensa puede ser difícil, especialmente si se trata de la década de 1960, por no mencionar los anuncios a página completa.

 

Tomemos este anuncio de Heuer de 1964 como ejemplo:

Observe la primer línea: «Lo nuevo de Heuer…». Como puede imaginarse, muestra uno de los primeros relojes Carrera, la referencia 2447, con una esfera blanca. Si busca un anuncio del Carrera original, este sería un buen ejemplo, con un formato que puede describirse como un anuncio «en tira», ya que es delgado y se extiende a lo largo de una página.

Si buscamos anuncios diferentes con otras versiones de la referencia 2447, con esfera «Panda», por ejemplo, en el mejor de los casos nos encontraremos con resultados similares: pequeños anuncios en páginas dispersas. Es probable que no existan anuncios con ejecuciones más extraordinarias. Lo más parecido sería la imagen de las páginas de un catálogo.

Hablando de catálogos, en la parte inferior del anuncio anterior se puede observar una especie de formulario que invitaba a los lectores a introducir sus datos personales y enviarlos para obtener una carpeta gratuita del reloj Carrera. Este es un elemento común de los anuncios de las revistas de época y otra característica entrañable de la publicidad vintage, tan genial como los pequeños detalles de una esfera que nos fascina.

Un estilo reservado: el Autavia de 1966

 

Es difícil apartar la vista de este anuncio de 1966 con esos grandes rótulos sobredimensionados mirándonos fijamente en la primera ejecución del Autavia, la referencia 2446. Sin embargo, este anuncio impreso tiene una importancia que va más allá de ser un recurso para la divulgación del modelo. También es significativo porque cuenta parte de la historia de cómo se comercializaban los relojes antiguos en la década de 1960.

 

En este sentido, la mayoría de los anuncios de relojes eran bastante pequeños. Mientras que el reloj que se muestra cuenta con esas grandes subesferas, en realidad esta publicación presenta un formato muy reducido de solo 6 cm x 7 cm.

Al parecer, el responsable de este anuncio sobre el estilo reservado fue Feldmar Watch Company, una compañía que ocupa un lugar especial en la historia de éxito de Heuer. Según la propia autobiografía de Jack Heuer, fue Barney Feldmar, un cliente leal y de confianza, quien puso en marcha los procedimientos para que el «King of Cool», Steve McQueen, llevara un reloj Monaco en Le Mans.

 

Curiosamente, este anuncio no menciona el nombre del modelo. Lo que se reconoce inmediatamente es que el «Autavia» se describe como un «cronógrafo de pulsera», un apelativo encantador y directo que evoca una época en la que los relojes eran más valorados por su funcionalidad.

Una historia (o varias) narrada en las muñecas; primera parte: el Carrera Date

Según narra la autobiografía de Jack Heuer, el primer anuncio en color a toda página de Heuer en Estados Unidos fue para el Carrera Date, o «Dato», la referencia 3147. Es lógico que el nuevo lenguaje de diseño de Heuer se introduzca a través de una nueva campaña publicitaria.

Gracias a la agencia que diseñó el anuncio del Dato, Heuer lanzó una serie de anuncios a lo largo de la década que mostraban sus relojes in situ, es decir, en las muñecas. Estas imágenes de puños cerrados son recurrentes en la iconografía de Heuer y TAG Heuer, reafirmando la filosofía de fuerza infalible de la marca. Además, el brazo del modelo siempre se muestra vistiendo el uniforme del mercado al que se dirige dicho anuncio. Por ejemplo, si observa este anuncio del mismo reloj, parece que Heuer tiene en mente a los esquiadores, por lo que se eligió un jersey grueso de punto como atuendo.

 

Se trata de un anuncio contundente de Heuer, que transmite de forma clara y visual las funciones del Carrera Date. Además del impactante lenguaje visual, también hay un texto inteligente escrito que nos sirve a nivel informativo, pero también nos entretiene. En los párrafos, la información técnica y la inspiración que hay detrás del modelo son abundantes, al igual que las funciones del reloj. ¿Una de las secciones clave del texto? La mención de dónde podemos adquirir los productos Heuer, un peculiar recordatorio de que hemos viajado al pasado: en «joyerías, tiendas profesionales, tiendas de accesorios para coches deportivos y tiendas especializadas».

Una historia (o varias) narrada en las muñecas; segunda parte: el Autavia

 

Este anuncio de una revista de 1967 presenta un reloj Autavia singular, la referencia 2446, que seguramente llamó la atención por su brillo y su bisel bicolor de 24 horas, que son, por supuesto, características esenciales de un reloj GMT.

 

A pesar de que los productos de Heuer se asociaban (y se asocian) a menudo el automovilismo, el Autavia (cuyo nombre está compuesto por los términos automóvil y aviación en inglés) se dirigía a un público de otra altura.
Las franjas doradas que adornan las mangas del atuendo del portador de este reloj son un guiño inteligente a la elegancia y experiencia de los pilotos de avión.

Si alguna vez se ha planteado cómo es posible que un modelo que se anuncia como producto de serie acabe produciéndose en pocas cantidades… aquí le dejamos una anécdota. La historia cuenta que, después de que se publicara este anuncio en particular, que presentaba la primera versión de la caja con diseño screw-back, se empezó a producir un nuevo diseño con una caja redonda de diseño de compresor. Este último diseño terminó imponiéndose, haciendo que el diseño screw-back tuviese una vida efímera y que este anuncio se convirtiera en una instantánea en el tiempo.

Una historia (o varias) narrada en las muñecas; tercera parte: el Autavia con varios cronómetros

 

En la actualidad, las personas influyentes de las redes sociales suelen desempeñar un papel clave a la hora de promocionar los productos. Antes de que existiese Internet (difícil de imaginar, ¿verdad?), las promociones seguían siendo una poderosa herramienta de venta, pero se transmitían de forma impresa. Este anuncio de una revista de 1968 es un ejemplo de cómo Heuer creaba una fuerte asociación entre sus productos y los pilotos de los vuelos instrumentales.

 

El anuncio rinde homenaje a las innovadoras funcionalidades del reloj respondiendo a la pregunta que plantea al principio: «¿qué clase de piloto necesitaría los tres cronómetros de Heuer?». Relacionar sus productos con este grupo de profesionales de la aviación, bien formados y capacitados, es sinónimo de la calidad y la fiabilidad de estos relojes, lo que infunde confianza a los posibles compradores.

 

En aquella época, el objetivo del anuncio era vender estos productos analógicos, que probablemente reflejaban la última tecnología de la época y las funcionalidades necesarias para volar con seguridad. Lógicamente, la tecnología ha evolucionado desde la década de 1960 y los pilotos ya no necesitan estos instrumentos, gracias al auge de los ordenadores digitales y el GPS. Aunque los relojes que aparecen pueden estar técnicamente obsoletos, este anuncio es valioso porque nos recuerda otra época y la riqueza del legado de la marca.

La historia de los cronógrafos

 

Técnicamente, este anuncio de 1968 no es un anuncio de Heuer, sino de una tienda especializada en cronógrafos de múltiples marcas. La publicidad impresa tiene muchas formas, ya sea un anuncio de revista tradicional (en cualquier tamaño) o un catálogo, cualquier documentación que muestre un producto, lo describa e informe sobre él, debe considerarse una pieza relevante e importante del medio publicitario.

 

Los tres relojes Heuer de este anuncio, entre los que se incluye un modelo Camaro, aparecen posando como ganadores en un podio, pero quizá los verdaderos campeones de este anuncio sean los bloques llenos de texto que rodean a los relojes. Al leer (e investigar) el contenido se obtiene una increíble información sobre la historia de las ventas y la propiedad de los relojes Heuer.

En caso de que no le resulte familiar, Chronosport UK era uno de los principales distribuidores de cronógrafos. No sólo vendían al gran público, sino que también suministraban equipos de cronometraje a los equipos de carreras. Ahora que se da tanto valor a la procedencia y a las historias que hay detrás de los relojes, los anuncios de Chronosport como este deberían ser valorados, ya que cada uno de ellos añade contexto a la cronología de los cronógrafos. Pero, ¿cómo podríamos mejorar este anuncio? Incluyendo un reloj Carrera.

Ad Patina, nuestro guía en este viaje en el tiempo, es una autoridad reconocida en materia de anuncios de relojes antiguos y una fuente extraordinaria cuando se trata de encontrar este tipo de material impreso del pasado. Ad Patina sabe valorar la forma en la que la pátina narra la historia de un reloj y cree firmemente que los anuncios del pasado son un recurso clave en la evolución del mundo de las colecciones de relojes.

Hasta la próxima…