DEPORTES Héroes olvidados: Ayrton Senna

6 min

Adéntrese con nosotros en la memoria colectiva para mantener vivo el legado de algunas de las increíbles personas del mundo del deporte, cuya historia extraordinaria merece ser recordada.

Ayrton Senna, una de las estrellas más brillantes del automovilismo de todos los tiempos, vivió su vida con la pasión y la velocidad de un verdadero maestro de las carreras. Nacido en el seno de una familia brasileña acomodada, Senna se subió por primera vez a un kart con apenas 4 años. Más adelante, con 13, participó por primera vez en una carrera de karts y la ganó. En menos de una década, Senna se proclamó campeón de 5 campeonatos británicos. El joven piloto se encontraba en la cima de su carrera, hasta que en 1994 sufrió un terrible accidente en Imola.

Senna, apreciado embajador de TAG Heuer desde 1988, se considera uno de los mayores héroes brasileños. Las increíbles estadísticas de Senna continúan muy presentes en la actualidad, y se han convertido en una especie de mantra para cualquier piloto que aspire al éxito: 65 pole positions y 41 victorias en Grandes Premios, junto con 3 campeonatos del mundo.

Algunos dicen que conducía como un poseso, otros afirman que siempre iba al límite. Pero todos coinciden en que era una persona extraordinaria. Un cuarto de siglo después de su fallecimiento, repasamos algunos de los momentos más memorables de su carrera.

Maestro de la lluvia (Mónaco, 1984)

Una de las cosas que siempre ha distinguido a Senna ha sido su asombroso dominio de la conducción sobre pista mojada. Concretamente en la carrera de Fórmula 1 de 1984 en Mónaco, Senna, que entonces conducía como debutante para Toleman, salió en 13ª posición. Aun así, se las ingenió para terminar segundo y ganar tiempo con cada vuelta a pesar de las condiciones resbaladizas. Muchos aficionados afirman que si la carrera no se hubiera detenido (polémicamente) en la vuelta 32, probablemente habría ganado.

Una hazaña espectacular (Estoril, 1985)

En la carrera de Fórmula 1 de 1985 en Estoril, Portugal, Senna formó parte del equipo Lotus, que llevaba tres años sin conseguir una victoria, y alcanzó la pole position gracias a su vertiginoso tiempo de clasificación. Las condiciones meteorológicas eran muy complicadas, con nubes oscuras y lluvia intensa, pero Senna llevó su vehículo al límite y condujo durante dos horas sin parar, demostrando sus increíbles habilidades al volante. Senna lideró la carrera de principio a fin y celebró la primera de las 41 victorias que vendrían después en Grandes Premios, demostrando sus habilidades de conducción en condiciones difíciles. Algunos aficionados sostienen que, además de ser su primera victoria en la F1, también fue la mejor.

Ayrton Senna

Un héroe hecho a sí mismo (Japón, 1988)

En octubre de 1988, en el circuito de Suzuka del Gran Premio de Japón, Senna, que entonces formaba parte del equipo McLaren, tuvo una salida desastrosa que le hizo quedarse estancado en la parrilla de salida. Con mucho esfuerzo, Senna consiguió arrancar su vehículo y llevó a cabo una de las mayores hazañas en la historia de la F1, adelantando a seis vehículos en una sola vuelta. En la vuelta 14, empezó a llover y Senna, una vez más, demostró su dominio de la conducción sobre asfalto mojado, terminando 13 segundos por delante de su compañero de equipo en McLaren, Alain Prost. Esta extraordinaria proeza convirtió a Senna en campeón del mundo.

 

Instinto básico (Mónaco, 1988)

Conduciendo un MP4/4 en el Gran Premio de Mónaco de 1988, Senna vivió un momento que más tarde describiría como «trascendental» durante una vuelta de clasificación. Se trataba de una vuelta en la que, según él, condujo guiándose por su instinto y consiguió completarla un segundo más rápido que su compañero de equipo Alain Prost. El público se quedó totalmente impresionado con la ejecución del piloto, que más tarde declaró que había sido la experiencia más intensa de toda su vida: «El Gran Premio de Mónaco de 1988. Ese día me dije: ‘he llegado al máximo; no hay lugar para nada más‘. Nunca he vuelto a alcanzar esa sensación».

Un piloto inigualable (São Paulo, 1991)

En el Gran Premio de Brasil de 1991, Senna tuvo que competir en São Paulo, su querida ciudad natal. El piloto realizó una magnífica salida en esta carrera de 71 vueltas, pero hacia el final de la misma, la mayoría de sus marchas se rompieron y su enorme ventaja se redujo a la mitad. Aun así, se las ingenió para llegar a la línea de meta y hacerse con la victoria utilizando solo la sexta marcha. Mantener el control del coche supuso un reto físico tan agotador que, cuando subió al podio, apenas podía levantar el trofeo. Fue una victoria emotiva tanto para él como para sus seguidores.

Ayrton Senna en el Gran Premio de Mónaco de 1992

Un campeón todoterreno (Reino Unido, 1993)

Pocos imaginaban que la pista, situada en la pequeña localidad de Castle Donington, en Inglaterra, proporcionaría a los amantes del deporte una inolvidable Pascua el 11 de abril de 1993. La lluvia comenzó a caer el domingo por la mañana acompañada de niebla y temperaturas suaves, el típico tiempo británico. No es raro que la primera vuelta sea el momento más destacado de una carrera de F1, pero lo que estaba a punto de ocurrir en Donington Park superó con creces las expectativas.

El terreno estaba listo para lo que se consideraría la mejor vuelta de un piloto en la historia de la Fórmula 1. Senna, en 5ª posición, se arriesgó siguiendo un camino diferente en la pista mojada (es decir, sin muchas oportunidades de adelantamiento), y consiguió dejar atrás a Schumacher, conquistando la cuarta posición. Enseguida adelantó a Wendinger, tan solo una curva después. El brasileño avanzó con mucho margen, dejando a su rival sin poder defender su posición. Senna salió de la curva por delante de Hill, y esta vez tomó el carril interior. Prost parecía estar demasiado lejos, pero Senna se lanzó a por el francés hasta que finalmente, en la curva más cerrada del circuito, se arriesgó a frenar tarde para sorprender a su rival. El piloto superó las condiciones de humedad de la carrera como una verdadera leyenda, haciéndose con el podio y logrando la vuelta más rápida.

Ayrton Senna

Un choque que resonó en todo el mundo (Imola, 1994)

Las carreras de clasificación del Gran Premio de San Marino de 1994 fueron intensas: el piloto austriaco Roland Ratzenberger murió en un accidente y Rubens Barrichello, buen amigo de Senna, también sufrió una grave colisión. Durante la carrera, el propio Ayrton Senna se salió del circuito y chocó con una barrera de hormigón a una velocidad de 320 km/hora, según los datos registrados. Tras sufrir lesiones traumáticas y grandes pérdidas de sangre, Senna falleció esa misma noche. El 1 de mayo de 1994 se convirtió en uno de los días más tristes en la historia del automovilismo.

Ayrton Senna

El legado incomparable de Senna sigue vivo

La trágica muerte de Senna a sus 34 años y en el momento más álgido de su increíble carrera supuso un duro golpe para sus seguidores y para la comunidad internacional del automovilismo. Este acontecimiento se convirtió en un punto de inflexión para la Fórmula 1, ya que impulsó la adopción de nuevas medidas de seguridad. A pesar del final abrupto de su extraordinaria trayectoria, Senna es recordado como un héroe del deporte, una estrella luminosa de los circuitos que se apagó demasiado pronto.

Su legado sigue muy presente en la actualidad y de muchas maneras, especialmente a través del Instituto Ayrton Senna, que promueve la educación de niños y jóvenes en Brasil. El Instituto trabaja con una red de profesionales de la educación, investigadores y organizaciones de terceros para mejorar las políticas públicas de educación.

TAG Heuer rinde homenaje a la legendaria figura de Ayrton Senna a través de una edición especial del TAG Heuer Formula 1 SENNA Cuarzo Cronógrafo. Este impresionante reloj de 43 mm refleja la potencia y el prestigio de Senna con una esfera antracita satinada con efecto «rayos de sol, contadores luminosos negros y detalles en amarillo con el nombre del piloto. Todo un ejemplo de resiliencia y calma, incluso a las velocidades más altas.

Si desea obtener más detalles sobre este reloj de edición especial, visite tagheuer.com.

La marca SENNA fue creada por el propio Ayrton Senna en 1992. Su nacimiento estuvo motivado por el deseo del piloto de F1 de conectar con personas que compartieran sus valores y su forma de vida, a través de productos innovadores y de calidad. En la actualidad, se ha convertido en una marca global que inspira a las personas a alcanzar la mejor versión de sí mismas y a encontrar su propósito, tal y como hizo Ayrton Senna a lo largo de su vida. Parte de los ingresos generados por la marca Senna se destina al Instituto Ayrton Senna, que promueve la mejora de las políticas públicas de educación orientadas a niños y jóvenes brasileños. Durante los últimos 26 años, el Instituto ha conseguido ayudar a más de 25 millones de niños de Brasil.