DEPORTES El deporte de las redes sociales

Cómo gestionan los deportistas de élite sus seguidores virtuales

5 min

Las redes sociales se han convertido en parte integral de la cultura de los deportes, ya que permiten a los aficionados participar en el comentario colectivo en tiempo real e interactuar directamente con sus deportistas favoritos. Pero ¿qué beneficios y desafíos presenta para los deportistas tener una relación directa y cercana con sus seguidores (y detractores)?

Maya Gabeira

Las bicampeonas del mundo Ashlyn Harris y Ali Krieger hablaron recientemente con The Edge sobre los placeres y las dificultades de las redes sociales, al igual que el golfista Tommy Fleetwood y los surfistas Kai Lenny y Maya Gabeira. ¿Cómo gestionan estos distintos deportistas de élite la relación bidireccional con los aficionados y cuál es el equilibrio perfecto entre el compromiso con las redes sociales y la desconexión digital?

Aumento del control

Antes de las redes sociales, la percepción pública de los deportistas estaba construida y controlada por sus respectivos equipos de relaciones públicas y un infinito coro de comentaristas en los medios, cuyo trabajo escapaba al control de los deportistas. Ahora que las redes sociales se han convertido en un accesorio cotidiano, a nadie sorprende que la mayoría de los deportistas utilicen estas plataformas para interactuar con los aficionados directamente, sin la necesidad de pasar por las redes de medios tradicionales o los intermediarios de marketing.

La mayor parte de las veces, este paradigma relativamente nuevo es beneficioso para ambas partes: para los aficionados, refuerza el placer de ser espectadores, mientras que para los deportistas, cultivar relaciones con los aficionados puede ser una manera de crear importantes oportunidades, contrarrestar la prensa negativa, promover causas importantes para ellos o, sencillamente, compartir experiencias positivas y fomentar la formación de comunidades de apoyo y empoderamiento. El mayor control de los deportistas de su propia imagen pública ha cambiado el paisaje de los medios deportivos, pero este nivel de transparencia y la comunicación directa tienen sus ventajas e inconvenientes.

Ali Krieger y Ashlyn Harris

El mayor desafío

Cuando The Edge charló con el embajador de golf de TAG Heuer Tommy Fleetwood el año pasado, este reconoció las oportunidades que las redes sociales creaban para los deportistas. «Todos los profesionales quieren mejorar su potencial al máximo y, para eso, las redes sociales son clave. Se puede sacar mucho provecho de ellas». Aunque también reconocía que el flujo constante de comentarios no solicitados puede causar distracción o incluso adicción. «Creo que ese es el mayor desafío de los deportistas hoy día: tener la capacidad de pasar a otra cosa y de dejar de preocuparse por lo que la gente diga».

Los deportistas no se sienten casi nunca impulsados por la fama, pero esta es una consecuencia inevitable de convertirse en el mejor en su campo. Muchas organizaciones y equipos deportivos ofrecen actualmente a sus deportistas asistencia psicológica para ayudarles a lidiar con la presión de la atención global. Las mismas empresas de Internet también están asumiendo la responsabilidad por las consecuencias potencialmente negativas de los comentarios en línea. En este sentido, Facebook lanzó a principios de este año un paquete de políticas y funciones específicamente diseñadas para proteger a los deportistas de los comentarios negativos. Algunos psicólogos deportivos han sugerido que los métodos para gestionar las redes sociales deberían incluirse en programas de formación deportiva e incluso en la educación infantil, sugerencia con la que Tommy Fleetwood está de acuerdo. «Ahora esto ocupa una parte importante en nuestras vidas, por lo que se debería enseñar en las escuelas».

Tommy Fleetwood

La promoción del empoderamiento

Los aficionados de hoy en día buscan la cercanía con sus estrellas deportivas. Para las personas de grupos demográficos históricamente infrarrepresentados, el sentimiento de estar conectadas a deportistas pioneros puede ser una fuente de empoderamiento e iniciar un cambio progresivo real, tanto en el deporte como en la sociedad. Los deportistas con sentido de la responsabilidad suelen considerar el apoyo de este empoderamiento como parte importante de su responsabilidad en calidad de personaje público.

Cuando The Edge conversó con las legendarias futbolistas estadounidenses Ashlyn Harris y Ali Krieger recientemente, Harris dio más detalles sobre dicho sentido de la responsabilidad. «Una parte importante de nuestra vida ha girado en torno a mostrar nuestra vulnerabilidad a través de las redes sociales. Somos muy abiertas en lo que a nuestra vida se refiere, porque conectar con la gente supone un aspecto importante de lo que somos». La pareja se ha esmerado de manera evidente en desarrollar un enfoque equilibrado. «Ali y yo conversamos mucho sobre cómo adoptar un enfoque beneficioso sobre el tema. Es una plataforma para que nosotras podamos lanzar nuestro mensaje, pero tenemos que desconectar y estar presentes en nuestras vidas».

Krieger asintió y añadió que, para las personas con un programa estricto de entrenamiento y viajes, las redes sociales pueden resultar útiles para comunicarse no solo con los aficionados, sino también con la familia. «A veces, las redes te atrapan y para algunos es difícil salir de ellas, pero para nosotras es muy importante conectar con nuestros fans y también con nuestros familiares. A través de las redes sociales, nuestros familiares pueden ver lo que está pasando en nuestra vida, lo cual es útil porque no los vemos muy a menudo. Esa es la razón por la que disfruto utilizándolas».

Maya Gabeira, la surfista brasileña y embajadora de TAG Heuer, también habló con The Edge sobre las ventajas de las redes sociales cuando se viaja por todo el mundo por razones profesionales. «Actualmente, para mí es mucho más fácil estar lejos físicamente y mantener la conexión total con mi familia y amigos. En todo el mundo, ahora estamos mucho más conectados». Al igual que Krieger y Harris, Gabeira ha descubierto que esta conectividad y la posibilidad de ser sincero y abierto en las redes ha resultado ser gratificante para su carrera, sobre todo durante los momentos más difíciles. «Hablar de mi salud mental con franqueza me ha ayudado muchísimo y ha jugado un rol clave a la hora de conseguir los logros que he alcanzado.»

Disfrutar del proceso

Kai Lenny, compañero de Gabeira como embajador de surf de TAG Heuer, admite que para él las redes sociales pueden hacerte perder la concentración que se requiere para ser el número uno de una disciplina, pero al igual que Tommy Fleetwood, las acepta como parte inevitable del éxito deportivo en el mundo actual. «Acepto la mayor parte de lo que implica ser un deportista profesional y lo disfruto».

Para Lenny, las redes sociales no son solo gajes del oficio: saca de ellas el máximo provecho. Frecuentemente, publica tuits sobre espectaculares caídas y sube fascinantes vídeos POV a su canal de YouTube. «Ser deportista profesional no consiste únicamente en ir surfeando por las olas, sino que también abarca el contenido que creas. Como deportista, debes estar dispuesto a adaptarte y a hacer cosas que motiven a la gente. Con suerte, esas personas querrán ver cómo vas avanzando y querrán avanzar contigo».

Lenny tiene claro su sentido de la responsabilidad para con sus seguidores y disfruta de poder compartir con ellos la fascinación por el surf. «La gente tiene curiosidad por saber qué se debe sentir al estar atrapado dentro de una ola gigante; las redes sociales me dan la oportunidad de poder hacerles vivir esa experiencia. Es divertido ver la cara que ponen cuando ven algo que no habían visto nunca antes. Sienten como una especie de alegría o un subidón». Como bien dice Lenny, él se deja la piel para que no tengan que hacerlo sus seguidores.

Kai Lenny

La combinación perfecta

Maya Gabeira también abordó el tema de la responsabilidad que siente con respecto a aquellos que buscan en ella una fuente de inspiración, pero en su caso particular esto se ha traducido en compartir tanto las penas como las alegrías. Tras sufrir una caída en 2013 en la que casi pierde la vida ahogada, Gabeira pasó meses de recuperación. A pesar del dolor y la ansiedad, se sintió obligada a hablar abiertamente a sus fans sobre su odisea. «Tengo la responsabilidad de hacerlo. Creo que está bien que comparta las dificultades que he atravesado. En mi opinión, hay lecciones que aprender de esta experiencia, y si eso puede ayudar a una persona o dos, es genial».

Para Gabeira, no hay conflicto entre la vida de un deportista y la de una figura pública, sino que van una de la mano de la otra: «Yo solo quiero hacer surf. Eso es lo que más me gusta. Pero a medida que me hago mayor, necesito sentirme realizada, cosa que consigo a través de distintas causas y diferentes tipos de trabajo. Es como un acicate para mí. La combinación perfecta es seguir haciendo surf y dando mi opinión sobre cosas que sean importantes tanto para mí como para la humanidad».

Actitud positiva y equilibrada

Cualquiera que tenga una cuenta en las redes sociales sabe que a veces esta actividad puede consumir mucho tiempo, pero tampoco sorprende que deportistas como Harris, Krieger, Fleetwood y Lenny tengan una actitud globalmente positiva y equilibrada sobre la vasta cantidad de fans que les siguen en línea. No es que no reconozcan la distracción y negatividad que pueden provocar, pero contemplan estos aspectos como retos que superar, sin perder de vista la gratificación que esto conlleva. Quizás el aspecto clave es su devoción por sus respectivos deportes: gracias a las redes sociales, pueden compartir dicha pasión con sus fans, lo cual es para ellos un placer y un privilegio.

El autocontrol y la resiliencia mental necesarios para ser el mejor influye en cada aspecto de sus vidas, y los deportistas de élite saben que mitigar el ruido durante los momentos cruciales es fundamental. Cada uno de ellos ha decidido estar a las duras y las maduras y disfrutar de las ventajas que ofrecen las redes sociales sin tomarse el resto demasiado en serio. Como nos dijo Tommy Fleetwood, «tener una cuenta de Instagram específica para tu pelo es genial, ¿no?»

Y tendremos que creerle.