DEPORTES Breve historia de Hawái y del surf de olas grandes

Cómo un pequeño grupo de islas en el Océano Pacífico fue la cuna del surf de olas grandes y de sus campeones

5 min

Repasamos a los gigantes —surfistas y olas— que han convertido el surf de olas grandes en un auténtico espectáculo, prestando especial atención a los orígenes hawaianos de este deporte extremo.

El primer testimonio escrito del surf hawaiano, o «hee nalu», como se conoce en el idioma local, se remonta a 1779. El teniente James King, que estaba al servicio del explorador capitán James Cook en su último viaje alrededor del mundo, observó a los isleños montados en tablas de madera sobre las olas en la bahía de Kealakekua. «Parecen sentirse muy a gusto con el movimiento que proporciona este ejercicio», escribió.Ojalá que James King pudiera ver cómo ha evolucionado este ejercicio…

Avancemos unos 150 años. La mayoría de los eruditos de este deporte coinciden en que Hawái fue la cuna del surf de olas grandes, que se inició a mediados del siglo XX. Como muchos surfistas se habían quedado en algunas de las costas occidentales de la isla, empezaron a explorar otros lugares. Sin embargo, al final fue en las playas del norte de Hawái donde los surfistas más expertos como Greg Noll y Phil Edwards comenzaron a enfrentarse a olas más grandes y difíciles. Mientras que al principio las olas de 4 metros eran consideradas «grandes», en solo un par de décadas los surfistas se lanzaron a la búsqueda de auténticos monstruos.

Para Kai Lenny, leyenda hawaiana del surf y de la generación milenial, las olas grandes corren por sus venas. Desde que era pequeño, ha podido hacer surf prácticamente detrás de su casa, y siempre se ha considerado afortunado por haber nacido en Hawái, «uno de los mejores lugares del planeta para encontrar buenas olas» en sus propias palabras.Si desea conocer más detalles sobre Kai y la magia de las playas de Maui, escuche el episodio de The Edge Podcast.

¿Quién preparó el camino para surfistas como Kai? ¿Quién se enfrentó a las épicas paredes de agua hawaianas consiguiendo llegar hasta la orilla? Sumerjámonos en la historia del surf de olas grandes y descubramos a algunas de sus grandes figuras.

Década de 1950: La temporada de surf llega por fin a Waimea Bay

Para los surfistas, Waimea Bay, situada en la costa norte de Oahu, estaba rodeada de tabúes y de historias inquietantes. Por un lado, allí fue donde Dickie Cross perdió la vida en 1943 mientras intentaba remar de vuelta de un voraz oleaje a 3 km de distancia en Sunset Beach. Pero las grandes y seductoras olas se convirtieron en un canto de sirena, y en 1957 Greg Noll pudo remar y surfear una famosa ola de más de 7,5 metros. A partir de ese momento, las puertas del surf de olas grandes estaban oficialmente abiertas.

Décadas de 1960 y 1970: El surf de olas grandes se vuelve profesional

El californiano Phil Edwards es considerado como el primer surfista profesional. También pasó a la historia por ser la primera persona en surfear la mítica Banzai Pipeline de Hawái. Conocida con el nombre de Pipeline o Pipe, esta rompiente de la costa norte de Oahu seducía al mundo del surf por sus enormes olas y sus cavernosos arrecifes. En 1961, Phil fue grabado surfeando varias olas descomunales en Pipeline. La grabación se incluiría más tarde en la película Surfing Hollow Days, mientras que Pipe se convertiría en un destino más que épico para el mundo del surf.

 

Eddie Aikau, natural de Hawái, transformó el surf de olas grandes. Este experimentado socorrista y surfista se alzó como una leyenda acuática en la década de 1970 surfeando las inmensas olas de Sunset Beach y Waimea. En 1978 zarparía con la tripulación del Hokulea, una recreación de una antigua canoa de viaje polinesia. La embarcación tuvo que hacer frente a una gran tormenta y Eddie, fiel a su instinto de socorrista, salió a remar en busca de ayuda. Nunca volvió a ser visto, pero su sombra se cierne sobre el panorama actual del surf de olas grandes.

Décadas de 1980 y 1990: La generación Momentum conquista la escena del surf

 

Brock Little era solo un adolescente escuálido cuando apareció en el Eddie Aikau Invitational de 1987 en Waimey Bay. Ni siquiera era uno de los participantes oficiales, pero eso no lo detuvo: consiguió surfear algunas olas inmensas y convenció a los jueces de que le dejaran participar como alternativa. Logró terminar en tercera posición y, a partir de ese momento, se convirtió en un referente de la escena del surf de olas grandes, entrenando y siendo el maestro de varios surfistas prometedores en lo que se conocería como la generación

 

Momentum.Miércoles, 28 de junio de 1998, costa norte de Oahu. El sol brilla sobre olas de más de 12 metros de altitud. Haleiwa estaba cerrada, así que la acción se trasladó a un punto de lanzamiento situado a unos kilómetros: Phantoms. Algunos surfistas como Brock Little, rezagados en un atasco de camino, se perdieron las monstruosas olas, pero no fue el caso de Ken Bradshaw, que se encontraba en el lugar indicado y logró surfear una ola de proporciones épicas. Solo el tiempo sabe si fueron 20 o 25 metros, pero Ken se convirtió en un héroe del surf de olas grandes.

Kai Lenny con el TAG Heuer Aquaracer (WBP201B.BA0632)

Desde el 2009 a la actualidad: Kai, el objetivo a batir

Greg Long, surfista californiano y pionero del surf con remo, alcanzó la gloria del surf de olas grandes al ganar el Quiksilver Big Wave International de Waimea Bay en 2009. Se deslizó sobre una ola de más de 12 metros, superando a Kelly Slater, diez veces campeón del mundo. También triunfaría en la prueba de Quiksilver en memoria de Eddie Aikau de 2009, evento que también supondría la primera participación de Kai Lenny en las increíbles olas de Pe’ahi. Más tarde, Greg realizó algunas acrobacias de surf que se utilizarían en la película Chasing Mavericks (Persiguiendo Mavericks), una película biográfica sobre la vida del surfista americano Jay Moriarity.

En 2016, Kai Lenny obtuvo la mejor puntuación general en la Stand Up World Series, celebrada por primera vez en Maui, cerca de su propia casa. En 2019, apenas 3 años más tarde y tras varias victorias en las principales competiciones, se convirtió en el miembro más joven del Salón de la Fama del surf.

En la costa norte de la ventosa isla de Maui se encuentra Pe’ahi, un punto conocido como Jaws por la película, pero no por el peligro que suponen los tiburones, sino por el riesgo impredecible de las propias olas. ¿Hace falta explicar por qué es el punto favorito de los surfistas de olas grandes? La temporada de invierno 20-21 trajo consigo una espectacular sesión de surf en Jaws, donde destacó el gran talento de Billy Kemper y Kai Lenny. Billy se alzó con el triunfo en la categoría «Ride of the year», mientras que Kai consolidó su fama.

Si se ha quedado con ganas de más acción de olas grandes, acompañe a Kai en este vídeo o disfrute de los 5 vídeos de la serie, cortesía de Red Bull.

Kai Lenny con el TAG Heuer Aquaracer (WBP201B.BA0632)