Podcast Podcast The Edge, Episodio 4: Saques profundos con Félix Auger-Aliassime

2 min

Aprenda qué hace falta para liderar su propio juego, tanto dentro como fuera de la pista.

The Edge es una serie de conversaciones con personas extraordinarias que viven al límite de las posibilidades. Se trata de la fina línea entre formar parte de la victoria o transformarse en la victoria; va sobre lo que nos sitúa en nuestros límites y qué podemos hacer para superarlos.

Nuestro siguiente invitado es Félix Auger-Aliassime, el joven campeón del tenis canadiense que empuñó por primera vez una raqueta a los cuatro años.

En nuestro episodio completo de 45 minutos con el presentador Teo Van Den Broeke, director de estilo de la edición británica de GQ, tratamos diversas cuestiones con la joven estrella del tenis más destacada en la actualidad. En esta conversación con Félix, exploraremos su infancia, su iniciación temprana en el deporte y qué es lo que hace falta, día tras día, para ser el mejor en su juego.

Escuche la conversación completa buscando «The Edge TAG Heuer» dondequiera que escuche sus pódcast:

Y también en:

 

¿Nuestro objetivo? Ser mensualmente la fuente de combustible que necesita para que sus límites muerdan el polvo.

Atención: ¿tiene solo un minuto?

He aquí algunos fragmentos para situarse en la línea de salida y hacer rugir los motores. ¡Descúbralos! Pero no olvide suscribirse a nuestro Podcast para poder oír todo el episodio sin filtros más adelante.

Un sistema de apoyo sólido

«Tengo mucha suerte de estar rodeado de buenas personas… Creo que es por esta razón que, durante todos estos años, incluso cuando todo cambiaba rápidamente, he permanecido con los pies en la tierra y la presión no ha podido conmigo».

Recuerdos de infancia

«Conservo muy buenos recuerdos de ser solo un niño pequeño al que le encantaba ir al colegio. También jugaba mucho al tenis, especialmente en verano, y me lo pasaba muy bien con mis amigos… Podría decirse que mi infancia fue perfecta. Encontré el equilibrio y tenía todo lo que necesitaba».

Competición sana

«Me encanta competir. Me encanta el desafío, participar en torneos, competir y el sentimiento que aporta la victoria. Y no solo soy competitivo con el tenis. Si le preguntan a mi familia cómo soy con los juegos de mesa o las cartas, diría que soy muy competitivo… Todos tenemos formas diferentes de enfocar la competitividad, pero, al fin y al cabo, hay siempre un ganador y un perdedor, todos los días, en todos los partidos, y esa es la realidad. Por supuesto, unos se ganan y otros se pierden. Sin embargo, se debe querer ganar más que el oponente o, al menos, tantos como él».

El respeto dentro y fuera de la pista

«Al mismo tiempo, en lo que respecta a los oponentes, creo que nos profesamos un gran respeto y nos tenemos en alta estima. Por lo que se crean buenas amistades fuera de la pista. En el momento en el que jugamos uno contra el otro, es el mejor el que gana, así que lo damos todo. Y solo pensamos en ganar. Pero es algo que sucede solo en la pista. Fuera, todo cambia, el buen ambiente prevalece».

Mantener el enfoque y la seguridad

«Me concentro en mí mismo, no en el oponente. Todo se basa en dar lo mejor de uno mismo cada día, darse a uno mismo las mejores oportunidades para ganar a cualquier jugador… Creo que la constancia y la rutina aportan confianza. Nada más la da, en realidad».

Diversidad

«Ya se veía algo de diversidad en la escena del tenis y en los deportes en general, y siento que yo también tengo mi espacio. Nunca me he sentido fuera de lugar o he sentido que esto no era para mí. Me alegra ver más y más diversidad en el tenis».

Autonomía

«Hay veces en las que hay que encontrar la solución en uno mismo, ya que, una vez en la pista o, una comparación que suelo utilizar, una vez comenzada la partida de ajedrez o que los gladiadores pisan la arena, ya no hay recursos externos que puedan servir de ayuda. Por supuesto, está el público y están los entrenadores apoyando. Sin embargo, al final, es quien juega el que debe sentarse, pensar y encontrar soluciones por sí mismo. A veces, resulta muy duro mentalmente».

Vivir en el presente

«Hay que aceptar el humor o estado de ánimo del momento y hacer todo lo posible, sea lo que sea que uno siente. Creo que la competición en el mundo del tenis me enseña cómo vivir en el presente».