Camaradería Un día en la vida con el TAG Heuer Connected x Super Mario Limited Edition

¡El TAG Heuer Connected x Super Mario Limited Edition ya está aquí! Para celebrar su lanzamiento, hemos acompañado a una de las primeras personas en llevar el reloj durante todo su día. Con el fin evitar miles de espectadores curiosos, todos los nombres y ubicaciones precisas han sido suprimidas...

Max tiene 36 años, duerme ocho horas cada día y bebe batidos de proteína, aunque esto es solo una parte de su desayuno consistente en tres tostadas con mantequilla y mermelada. ¿Su última obsesión? Moverse todo lo que sea posible. Tras la pesadilla del confinamiento, nunca había sentido tantas ganas de desahogarse. Su humor y claridad mental dependen de ello, y su tiempo probablemente también.

Todas las mañana se fija una meta. La de dejarse crecer la barba está descartada, prefiere y siempre preferirá un buen afeitado… ¿Pero y los 10 000 pasos al día? Eso es innegociable. 10 000 pasos para la humanidad, un gran paso para el hombre en el que se convertirá. Pasándose una mano por el pelo, le guiña al espejo empañado y se asegura de que su reloj tiene batería antes de comenzar el día. Son las 08:00, hora de trabajar.

Max va en bicicleta a todos lados, pero la rueda trasera de su fixie tiene un pinchazo esta mañana. Así que comienza el día con un enérgico paseo hasta la parada de autobús, pero el autobús no llega. Siempre un paso por delante, Max sigue andando hasta la siguiente parada. Cuenta sus pasos en su muñeca. La transpiración es inevitable llegado a este punto, pero el Mario en la esfera se ve potenciado por un Super Champiñón, el primer nivel de este mágico premio. ¡Ya ha superado un 25 % del recorrido total!

Por el camino, Max coge un café para su compañero y mentor (y amante de la bebida de avena) Edward, algo que Max lamenta cuando se da cuenta de que el ascensor sigue averiado.

Ya no siente sus cuádriceps al llegar al décimo piso sin tirar ni una sola gota, y el medidor de la esfera de su reloj no da abasto. ¡Tiene un buen presentimiento hoy!

¡A por las reuniones! Sintiéndose especialmente sociable a la hora de la comida, Max decide reubicar la reunión prevista en la sala de reuniones a un nuevo restaurante situado a unas cuantas calles de la oficina. Primero un rápido desvío para comprobar si la librería de la esquina ha recibido el cómic que había pedido (y así conseguir algún paso extra), después se dirige al patio, donde se encuentra con su amigo Fabrizio, orgulloso poseedor de un envidiable bigote.

¡El tiempo vuela cuando uno se lo pasa bien! Max mira su reloj y ve una llamada perdida de Edward, por lo que le sugiere a Fabrizio dar por finalizada la comida. Max está cada vez más contento con cómo está yendo el día, ¡y solo 550 pasos más!

30 minutos y 14 pisos después, Max desactiva las notificaciones y se sienta en la terraza del edificio de la oficina, que cuenta con unas vistas espectaculares a su querido París. Una sesión de meditación de 10 minutos devuelve su ritmo cardíaco a la normalidad. Max se siente tan renovado como Mario al salir de una Tubería. Está al 50 % de su objetivo, ya ha hecho 5 000 pasos.

Deja dos mensajes de voz antes de comenzar las reuniones de por la tarde: un para su primo Pete sobre un entrenamiento/hora feliz. En lo que respecta quemar calorías y grasa, siempre tiene algo en lo que mejorar. El otro es para su novia Anna sobre la cena y un multiespacio gastronómico de moda en la ciudad. El consumado comidista en él quiere echar un vistazo.

De camino al gimnasio desde la oficina, Max siente que le han crecido alas. Cambia sus elegantes zapatos por unas deportivas y se centra en el récord que batirá en su clase de HIIT, y piensa en lo rojo que acabará Pete. Una estrella aparece en su reloj y Mario pasa a modo invencible. ¡Está al 75 % de su objetivo!

Tal y como hace tras cada entrenamiento, Max se da cuenta de nuevo que el ejercicio aporta aún más energía. Disfruta de un paseo para recuperar fuerzas mientras reserva un coche para encontrarse con Anna, el amor de su vida. ¡Victoria! Super Mario salta a lo alto de un Banderín de Etapa antes de deslizarse hasta el suelo, se ha completado su misión: 10 000 pasos. Max sonríe de oreja a oreja, el resto ya solo será la guinda del pastel.

¿Cómo es su heroico día a día? Descúbralo con el TAG Heuer Connected x Super Mario Limited Edition.